resolvemos tus dudas

La ley de la segunda oportunidad es un recurso jurídico que permite a particulares y autónomos salir de una situación de sobreendeudamiento.

El procedimiento de la ley de la segunda oportunidad exige una serie de requisitos y se lleva a cabo a través de una serie de pasos que requieren la asistencia de un/a abogado/a especializado/a. Si deseas saber con seguridad si reúnes los requisitos para acogerte a la Ley de la segunda oportunidad y salir sin deudas, en Atalanta y abogadas estaremos encantadas de ayudarte y de poder acompañarte durante todo el procedimiento.

Para acogerse a la ley de segunda oportunidad se deben cumplir una serie de requisitos:

    • El principal requisito es ser un deudor de buena fe
    • Demostrar que no se tienen recursos para pagar las deudas. El monto total de la deuda no debe superar los 5 millones de euros. 
    • No tener antecedentes penales por delitos de carácter socioeconómicos.
    • El deudor no debe ser objeto de un concurso declarado culpable (salvo casos excepcionales).
    • El deudor no debe haber sido condenado por sentencia firme por determinados delitos (delitos socioeconómicos y contra el patrimonio, delitos contra los derechos de los trabajadores, falsedad documental)
    • El deudor debe haber intentado llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos.
  •  

La ley de la segunda oportunidad establece el siguiente recorrido:

Fase 1. En primer lugar, se debe intentar lo que se denomina un acuerdo extrajudicial de pagos. Como su nombre indica, no se realiza en un juzgado, sino que se tramita ante un notario. El notario nombra un mediador concursal para que facilite la negociación. De este modo, el deudor, el mediador y los adeudados se reúnen para intentar llegar a un acuerdo sobre las cantidades que se han de pagar y los plazos para hacerlo. Si se llega a un acuerdo el proceso acaba aquí. Pero si los acreedores no admiten la propuesta del deudor, se debe dar el siguiente paso.

Fase 2. Se inicia el procedimiento judicial denominado concurso de acreedores. Desde el momento en que se inicia el proceso concursal se paralizan las ejecuciones y se congelan los intereses.

Cuando se declara el concurso de acreedores entra en juego el administrador concursal, que emite un informe en el que constan los bienes y el estado de contabilidad del deudor y la lista de acreedores. Transcurrida la fase de declaración se presenta la propuesta de convenio. Si el convenio se aprueba y los acreedores no se oponen, el juez dicta sentencia y aprueba dicho convenio. Esto supone el fin del concurso y el cese del administrador concursal.

Por el contrario, si no se acepta el convenio, da comienzo la fase de liquidación.Hay que tener en cuenta una condición sine qua non para que una persona pueda beneficiarse de la ley de la segunda oportunidad: tiene que haber liquidado todo su patrimonio para pagar a sus acreedores. Es decir, la ley dispensa de pagar las deudas que una persona no haya podido pagar a pesar de haber dedicado todo su patrimonio a satisfacerlas.

Fase 3. Concluido el concurso, el deudor presenta entonces ante el juzgado la solicitud para obtener el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI), que es lo mismo que la cancelación total de sus deudas.

No podemos darte una cifra exacta ya que depende de varios factores: la cantidad de deuda que tengas, el número de acreedores, si tienes o no propiedades, etc. Lo que sí podemos asegurarte es que tenemos una modalidad de pago flexible dependiendo de tu capacidad económica. Intentamos que nadie se quede fuera. 

En absoluto. Puedes contactarnos y te informaremos gratuitamente. Además, te haremos un estudio de viabilidad también gratuito. Más información.

Solo empezarás a pagar una vez te hayamos hecho un estudio gratuito de tu caso para determinar si es viable o no. Recuerda que con el inicio de la tramitación, se suspenden los embargos e intereses y se dejan de pagar las cuotas mensuales de préstamos, tarjetas y otras deudas.

La duración del procedimiento depende de varios factores, por eso es difícil predecir una fecha  o tiempo exacto. Cuestiones como el tiempo que se tarde en designar al Mediador, el tipo de Juzgado o la carga de trabajo de este último, pueden hace variar sustancialmente la duración del procedimiento. En cualquier caso, la fase de mediación, el acuerdo extrajudicial de pago, suele tardar aproximadamente dos meses. En cuanto a la siguiente etapa, que incluye el concurso de acreedores, puede prolongarse entre uno y tres años.

Sí prescriben las deudas. El código civil establece plazos para las hipotecas, hacienda, tarjetas, préstamos, multas, etc. Este plazo va desde los 3 años a los 20 años dependiendo del tipo de deuda que tengas.

Hay ciertos requisitos que son necesarios para que prescriban las deudas:

  1. Que el acreedor no te reclame la deuda ni extrajudicialmente ni judicialmente.
  2. Que el deudor no reconozca ni acepte la deuda que le reclaman.

A los 20 años desde la fecha del vencimiento si durante este tiempo no te la han reclamado.

Prescriben a los 4 años si durante este tiempo no te la han reclamado.

Prescriben a los 4 años si durante este tiempo no te la han reclamado.

A los 5 años si durante este tiempo no te la han reclamado.

A los 5 años si  durante este tiempo no te lo han reclamado.

A los 5 años si durante este tiempo  no te la han reclamado.

A los 5 años si durante este tiempo no te las han reclamado.

Déjanos tus datos
y te llamamos

Call Now Button
WhatsApp chat